El Amante Idílico

Image by Simon Giesl from Pixabay

Me dedico a tu mirar,

corazón salvaje – bardo de canto brutal

sobre el vaivén de las tinieblas

azoradas por tu pasión sanguinaria.

Me dedico a tu mirar,

corazón antiguo – seductor de las estrellas

en el rito de las estelas de almizcle dulce

y hoguera primordial.

Tu voz se hace entrever sin palabras

sobre mi piel desatada en el grito del placer eterno,

y cada noche adulo tu esencia bélica

en el romance fiero de la bestia

que en sí encuentra propio anhelo.