(V) Sentencia y Agravio (Spanish Collection)

El recuerdo fracturado

Plaña arrinconado

Es un endeble suspiro atormentado

Que se niega a claudicar

Ante las olas de un colérico mar

Sus lamentos vienen a jugar

Y se impregnan cuan arpía

Con alma de niño acongojado

Que añora la calidez

De su legítimo hogar

Se burla el amanecer

Humano, cínico descontrolado

Cuando sus rayos se dejan entrever

Quebrando eufonías y salivando hipocresías

Ente de veracidad aguijoneada

¡Qué los demonios se despierten con vuestra llamarada!

¡Herejes dancen de par en par

en el alquitrán del agujero señorial!

En sueños os he visto pintar con daga de plata

Vuestro corazón ancestral

Y por más que os he visto dudar

Gallardo empuñas un himno

Epinicio de insólito destino

Y noctívaga perpetuidad

(III) Centelleo Implacable (Spanish Collection)

La eternidad no puede matar

El estigma en el alma cortante

Dos rubíes, dos llagas escarlata

Portadoras de rabia y desastre

¡Ay Noche!

¿Quién diría que el destello que palpita

no es más que un pozo de agonía?

¡Ay Noche!

¡Qué mentira la danza propicia!

¡Qué fácil la salida!

Pon a un lado la amargura

Ahoga el haz de la cordura

¡Levántate!

Vístete de sangre inmunda

Mancilla con dicha al rompe sonrisas

Canta una canción de luz y día

Grita la verdad, ¡muerte en vida!